sábado, 17 de enero de 2015

Los sueños de América (por Rodrigo Acuña)

Carátula LP Los sueños de América
Hasta la trágica muerte de su baterista Gabriel Parra, ocurrida en 1988, cualquiera de los discos editados por el grupo de rock Los Jaivas pueden considerarse fácilmentecomo su obra maestra, sólo dependerá del gusto de cada uno pues resulta devastadora la pareja calidad de una obra que revolucionó la música nacional. 

Así es que hoy me inclino por éste grabado en 1974 en la Argentina, en colaboración con el no menos talentoso Manduka (seudónimo de Alexandre Manuel Thiago de Mello), un compositor, cantante, poeta, actor y artista plástico que había llegado a Chile exiliado junto a su padre, el famoso poeta Thiago de Mello y que por razones obvias tuvo que volver a arrancar en 1973 y cruzar de vuelta Los Andes. Ahí se reencontró con sus amigos conocidos en Chile y juntos preparían el cuarto disco de estudio del grupo, claro que éste recién saldría a la luz 5 años más tarde en España, cuando ya los chilenos estaban instalados y triunfando por toda Europa.

Manduka tocando charango
Contiene canciones emblemáticas como “La Centinela” y “Date una vuelta en el aire”, pero también otras menos conocidas e igual de perfectas como “Don Juan de la suerte” y “Ta bom ta que ta”. Estas forman parte de la cara A del disco y podríamos llamarlas las “canciones”, porque en el lado B se dan tres improvisaciones de esas que se acostumbra cuando se juntan en un mismo espacio y tiempo músicos de calidad superior y sabrosos aditivos psicotrópicos naturales.

El aporte del gran Manduka se deja sentir durante toda la obra y como resultado tenemos aquí al mejor Jaivas a medio camino entre lo que fueron sus comienzos a pura improvisación (y que fuera rescatado magistralmente el 2004 con la edición del quíntuple “La vorágine”); y la insuperable manera de enfrentar el formato canción, talento que los colocó eternamente en el imaginario colectivo de todo un país. 
Los Jaivas
por Rodrigo Acuña

No hay comentarios:

Publicar un comentario